Transporte multimodal y Transporte a la Demanda

Transporte a la Demanda: el eslabón más fuerte del transporte multimodal

Muchas zonas periurbanas escasamente pobladas toman la decisión de no ofrecer transporte público, en lugar de hacer circular autobuses vacíos. Por ello, las personas afectadas se ven obligadas a utilizar sus propios coches para desplazarse. El Transporte a la Demanda (TAD) ofrece la posibilidad de prestar un servicio de transporte en estas zonas, y devolver a la gente a los nodos de transporte existentes. En este sentido, el TAD es una parte integral del transporte multimodal. Descubramos juntos por qué.

¿Qué es el transporte multimodal?

En concreto, el transporte multimodal, que también puede denominarse transporte combinado, consiste en transportar pasajeros, o mercancías, de un punto a otro utilizando al menos dos modos de transporte diferentes de forma sucesiva. 

 

Hasta hace poco, este concepto giraba en torno al transporte de mercancías y tenía como objetivo optimizar los costes de producción y entrega, pero ahora también incluye a los pasajeros. El transporte multimodal se refiere, por ejemplo, a una persona que toma el autobús, el avión y luego el taxi para ir de vacaciones o al trabajo. A menor escala, el transporte multimodal también puede establecerse para un trayecto corto de casa al trabajo en autobús, metro, tranvía, coche o tren. 

El Transporte a la Demanda: un actor importante del transporte multimodal

El Transporte a la Demanda es una oferta especialmente relevante cuando la demanda es baja, ya sea en una zona desatendida o en momentos del día en que la demanda es baja. Así, permite unir las redes fijas existentes, por lo que se ajusta perfectamente al principio del transporte multimodal. 

Combinar varios medios de transporte para facilitar el acceso al área de empleo de un territorio

Las soluciones de Transporte a la Demanda permiten a las personas que viven en zonas con poco servicio de transporte público llegar a puntos estratégicos de las redes fijas. Estos toman el relevo para transportar a las personas a su lugar de trabajo utilizando otros medios de transporte.

La utilidad del Transporte a la Demanda es, pues, evidente en cuanto al acceso al área de empleo de un territorio. Abre las puertas a potenciales empleados que, de otro modo, no habrían podido llegar al lugar de trabajo, pero también descongestiona las carreteras que son demasiado transitadas por los trabajadores que se desplazan al trabajo con su vehículo personal.

En el contexto del transporte multimodal, el Transporte a la Demanda es, por tanto, un verdadero actor de la actividad de las empresas locales.

transport multimodal

Mejora de las condiciones de tráfico en las carreteras

Al permitir a los usuarios llegar a las principales líneas fijas de transporte público de forma fácil y sencilla, el TAD contribuye en gran medida a descongestionar las carreteras. De hecho, el principio mismo del Transporte a la Demanda es agrupar a varios pasajeros en un solo vehículo.

 

Al formar parte del enfoque de transporte multimodal, el TAD también actúa sobre la calidad de la red de carreteras y todo lo que se deriva de ella (accidentes, problemas de aparcamiento, retrasos por atascos, etc.).

El TAD: una solución rápida y económica, parte central del transporte multimodal

La ventaja del Transporte a la Demanda es que es un modo de transporte completamente modular. Por tanto, puede adaptarse perfectamente a las redes ya existentes. El TAD no requiere la instalación de nuevos equipos ni de una infraestructura dedicada, por lo que es muy sencillo de poner en marcha y poco costoso. 

 

De este modo, cada territorio puede configurar su oferta de TAD en función de sus necesidades y limitaciones, y permitir así a los usuarios llegar a los distintos puntos de relevo del transporte, ya sea una estación de autobús o de tren, una estación de metro o incluso una parada de tranvía. 

 

Ya sea grande o pequeña, la red de TAD puede instalarse muy rápidamente y puede integrarse perfectamente en una red de transporte público más amplia. El TAD desempeña, pues, un papel en la construcción de una oferta global y es un eslabón esencial de la red, ya que participa en la gestión del último kilómetro.

Algunos ejemplos de Transporte a la Demanda para el transporte multimodal

¿Qué mejor manera de entender un servicio de transporte que con unos ejemplos concretos? Para ello, presentamos dos situaciones en las que la introducción del Transporte a la Demanda supone una importante contribución al transporte multimodal.

Combinar ferrocarril y carretera: llegar a la estación gracias al TAD

Según un estudio de la Autoridad Reguladora del Transporte francesa (ex Arafer), realizado en 2016, el 90% de la población francesa vive a menos de 10 km de una estación de tren. Por ello, muchos trabajadores toman el tren para ir a trabajar todos los días. Aunque esta red es lo suficientemente densa como para satisfacer la demanda, a menudo son los kilómetros que hay que recorrer entre el domicilio y las estaciones, lo que plantea un verdadero problema en las zonas periurbanas o rurales. El transporte suele estar poco o nada desarrollado, y la bicicleta no siempre es posible. Por ello, el uso del coche privado suele ser la solución preferida. 

 

Al proponer el uso de vehículos compartidos, en horarios y lugares elegidos por el usuario, el TAD permite así cubrir los primeros (o últimos) pequeños kilómetros que separan al usuario de otro modo de transporte público fijo y eficaz. El transporte a la Demanda es, por tanto, parte integrante del transporte multimodal y amplía la oferta de servicios públicos existente.

Llegar a las principales estaciones de tránsito

Lo que es válido para las estaciones de ferrocarril lo es también para todas las demás vías de transporte público posibles: tranvía, autobús, taxi, metro… El Transporte a la Demanda puede incluso permitir a los usuarios acceder a zonas en las que se desarrolla una movilidad alternativa. Por ejemplo, pueden ir a una estación donde pueden alquilar una bicicleta o un patinete eléctrico, lo que a menudo no es posible desde sus zonas residenciales. Mediante el transporte multimodal, el TAD se inscribe entonces en un enfoque ecológico, en el que los usuarios pueden limitar sus emisiones de CO2 y contribuir a la protección del medio ambiente.

 

Padam Mobility ofrece soluciones de Transporte a la Demanda que encajan perfectamente en la multimodalidad de los desplazamientos. Sencillo, rápido de instalar y barato, el TAD de Padam Mobility se integra fácilmente en una red existente, ampliando así la oferta de transporte a las zonas periurbanas y rurales.

ghita@padam.ioTransporte multimodal y Transporte a la Demanda

Otros articulos

Movilidad sostenible
El Transporte a la Demanda para una movilidad sostenible Ante un plan de ...
Más información
saeiv
MaaS: una industria del transporte que cambia rápidamente Los modos de viaje son ...
Más información
Transporte a la Demanda (TAD) facilitado con Padam Mobility El principio del Transporte ...
Más información
saeiv
SAEIV : Tout savoir sur le Système d’Aide à l’Exploitation et à l’Information ...
Más información